miércoles, 17 de diciembre de 2008

Ya merito

Disculpen V. M. el haber escrito hasta hoy... y es que hasta hoy tuve la presencia de ánimo para hacerlo.

Les cuento... mi equipo, La Máquina, llegó por segundo torneo consecutivo a la final del futbol mexicano, en esta ocasión, el Apertura 2008.

Como siempre, las ilusiones de los seguidores son eternas y esta vez no fue la excepción, la Copa se veía muy cerca... pero entonces, el diablo metió la cola.

En el primer partido, los azules salieron sin alma, sin motivación a la cancha del Azul. Resultado: espantoso marcador de 0 - 2. La Máquina tenía que ir al Infierno a remontar dos goles de desventaja.

Ya en Toluca, apareció el Cruz Azul que los aficionados queremos ver: con coraje, con corazón, con hu... (bueno, eso que se echa a la comida para que tenga más nutrientes).

Para no hacerles el cuento largo, los azules emparejaron las cosas en el marcador global, merced a un idéntico 0 - 2 en tierras mexiquenses, lo que llevó la lucha a tiempos extras y penales.

Hay que hacer notar el pésimo trabajo arbitral de Roberto García Orozco, que no marcó un penal de cada lado, incluyendo uno monumental de Cruzalta sobre Villaluz, en el cual el cementero tuvo que salir del campo en camilla e ir directo al hospital, además de dejar en el campo al agresor. Cruz Azul tuvo que jugar con 10 hombres, ya que había agotado sus cambios.

Tampoco quiso sacar las tarjetas amarilla (segunda) y roja a Torrado por una dura falta (aunque creo que la primera amarilla fue un tanto rigorista y al mismo Cruzalta por la falta ya comentada.


En fin, en los penales, se tiró la serie reglamentaria de 5, sin que ningún tirador errara, lo que, obvio, obligó a la muerte súbita, que se decidió en la 7ª tanda... el tirador rojo estrelló el tiro en el larguero, luego en la espalda del portero de la Máquina, Yosgart Gutiérrez y entró. Enseguida Cristante detuvo el tiro que le daba el título a los Diablos. La suerte del campeón.


Toluca es digno campeón del futbol mexicano.

Y la Máquina es el nuevo ya merito del futbol mexicano... esperemos no ser los Buffalo Bills de México.